Sebastião Salgado conoce la MTV

Entre 1980 y 1986 la fiebre del oro alcanzó su máxima expresión contemporánea en las colinas de Serra Pelada -Montaña Pelada-, al noreste de Brasil. Más de 80,000 hombres perforaron a diario esta gran montaña -utilizando para ello solo sus manos o algunos pocos instrumentos rudimentarios- en pos del encuentro con el metal precioso que los sacaría de la pobreza. Este dramático cuadro social fue expuesto mundialmente a través de las fotografías de Sebastião Salgado. En sus imágenes, observamos a decenas de miles de hombres reducidos a hormigas trabajadoras hundidas en el fango, trepando escaleras artesanales de madera, atrapados en un pozo voraz. Un alucinante registro sobre la lucha del hombre por la supervivencia, pero también sobre la lucha del hombre en pos de la riqueza -y en medio de la locura-.

 

sebastiao_salgado_workers_serra_pelada_state_of_para_brazil_1986_5

03-o-que-escraviza-serra-pelada-s-salgado

Casi 10 años después, el director Samuel Bayer desarrolló el concepto del video musical de la canción Bullet With Butterfly Wings (The Smashing Pumpkins) alrededor de las fotos de Salgado. El artista visual lo explica de la siguiente manera:

“Bullet with Butterfly Wings fue todo un evento. Fue el primer single de un disco doble de los Smashing Pumpkins. Y bueno, yo había visto las fotografías de Sebastião Salgado sobre el trabajo en las minas de oro de Serra Pelada en Brasil. Definitivamente, fui muy influenciado por sus imágenes. 

Aquella vez pude utilizar un set de lentes desarrollado exclusivamente para mí por Panavision. Una de las razones que explican el por qué las películas antiguas poseen -hasta el día de hoy- cierta belleza visual es la escasa profundidad de campo que otorgaban los lentes. En aquella época, el sistema de construcción de los vidrios al interior de los lentes no era tan exacto como ahora. Por este motivo –deliberadamente primitivo y minimalista- le pedí a la gente de Panavision que desarrollara algunos lentes de este tipo. Utilicé varios lentes para la filmación del video, desafortunadamente todos se destruyeron tiempo después. Eran realmente extraordinarios.”

Videodrama

La medianoche del 1 de Agosto de 1981 será recordada como la fecha en que salió al aire la cadena MTV. Desde entonces, cientos de miles de artistas experimentaron con el medio (video), cada cual con diferente resultado. Los videoclips fallidos también ocupan un lugar importante en nuestra memoria y para reconocer uno de ellos basta percatarse del mal guión, ridículo montaje, utilización de efectos innecesarios o de la pésima actuación de los músicos. Uno de los clichés más utilizados es, sin duda, el cameo del actor hollywoodense. Considerado como recurso barato para generar publicidad y promoción inmediata; no obstante, hay ocasiones en las que esta fórmula se compenetra de manera orgánica con las melodías de una canción y, bajo la dirección del artista visual adecuado, se convierte en una obra de arte que apasiona, perturba, enternece y enamora al espectador.

Estos ejemplos e historias nos recuerdan que un actor puede fungir de mucho más que de un simple modelo y, en verdad, mandarse una buena actuación en un videoclip.

Juliette Lewis – Come to my Window (Melissa Etheridge)

El equipo de producción bajo las órdenes del director Samuel Bayer colocó a Juliette Lewis dentro del set e hizo sonar la canción repetidas veces. La actriz no dispuso de un guión por lo que tuvo que improvisar su incendiaria actuación durante el rodaje del videoclip. Estéticamente, el experto manejo del contraste en blanco y negro más el acertado uso de la técnica de enfoque selectivo aportaron su cuota para convertir a Come To My Window en el más exitoso sencillo del álbum Yes I Am (1993).

Otros trabajos de Samuel Bayer: No Rain (Blind Melon) y Smells Like Teen Spirit (Nirvana).

 

Samantha MortonSheena is a Parasite (The Horrors)

Consultada sobre el desenlace de su personaje al final del video de la banda británica The Horrors, Samantha Morton responde con sinceridad: “Verdaderamente, no lo sé. Creo que tiene algo que ver con pollos muertos. Tendrías que preguntarle a Chris.”

El artista visual Chris Cunningham grabó la toma principal (con Morton) en estudio utilizando una DV CAM. El trabajo de postproducción incluyó composiciones de múltiples capas y transiciones sin fisuras entre las tomas, pero uno de los mayores retos fue lograr la precisa sincronización entre audio y video. Para tal efecto, se tuvieron que usar docenas de tomas. “Para mí es simplemente reaccionar al sonido. El sonido activa mi imaginación” ha dicho el director.

Otros trabajos de Chris Cunningham: All Is Full of Love (Bjork), Frozen (Madonna) y Come to Daddy (Aphex Twin).

 

Robert Downey Jr.I Want Love (Elton John)

En 2001, Robert Downey Jr. acababa de ser despedido de la exitosa serie de televisión Ally McBeal y continuaba su interminable lucha contra la adicción a la cocaína y la heroína. Es por este motivo que a Elton John se le ocurre la idea de convocarlo para protagonizar el eje temático de I Want Love. Downey Jr. recibió permiso de salida por un día del centro de rehabilitación donde se encontraba internado para asistir a la grabación.

Grabado en los ambientes de la mansión Doheny en Beverly Hills – California por la directora británica Sam Taylor-Wood, el video consiste en un plano secuencia. Se realizaron 16 tomas durante el rodaje y, finalmente, se escogió la última para promocionar el sencillo.

Otros trabajos de Sam Taylor-Wood: Nowhere Boy (2009).

 

Scarlett JohanssonWhen the Deal Goes Down (Bob Dylan)

Scarlett Johansson inunda las imágenes, cautiva con espontaneidad y, de paso, nos lleva en un recorrido por una Norteamérica que no existe más. Dylan no aparece físicamente pero su presencia es tan patente como la de la actriz: Casi todo el video retrata la vida adolescente y familiar en el estado de Minnesota, cuna del cantante, durante la segunda mitad de la década de 1950. Además, se hace referencia a discos de Buddy Holly, Hank Williams y hasta se muestra la portada del libro Bound for Glory.

El realizador norteamericano Bennett Miller filmó el trabajo con una cámara 8mm y utilizó un plano subjetivo (¿la mirada de Bob?) como eje para la narración de las imágenes.

Otros trabajos de B. Miller: Capote (2005), Moneyball (2011).