Crítica: World on Fire – Slash (featuring Myles Kennedy & The Conspirators)

World-on-Fire

Desde su abrupta renuncia a Guns n’ Roses en 1996, Slash editó 4 discos en solitario y otros 2 más con el fenecido quinteto Velvet Revolver. Dieciocho años y cinco vocalistas después – pasaron en fila india Axl Rose, Eric Dover, Rod Jackson, Scott Weiland y Myles Kennedy- llega World on Fire (2014). Ciertamente, muchas cosas cambiaron desde los años de farra y abuso de sustancias de la era Gunner. Slash es ahora un conocedor consumado del negocio de la música; es el jefe de su propia compañía discográfica (Dik Hayd Records), tiene voto en el manejo del dinero de la misma, escoge al productor de los discos, selecciona estudios, elige formas de grabación y es, finalmente, el compositor musical de todas las canciones. Si el rock n’ roll está cimentado en héroes, Slash se ha convertido hace rato en uno de ellos.

World on Fire es una avalancha de riffs gigantes combinados con solos de guitarra marca de la casa; algunos adictivos como el de Automatic Overdrive con su finger picking acelerado que recuerda los picos de Appetite for Destruction, la perfecta simbiosis de técnica y melodía de Shadow Life o el virtuosismo brutal de Beneath The Savage Sun. El axeman concibió las canciones a partir de riffs y melodías que tras ser estructuradas en su forma esencial pasaron por el filtro de la banda The Conspirators, compuesta por Todd Kerns (bajo) y Brent Fitz (batería). El vocalista Myles Kennedy se sumó recién en la parte final del proceso para escribir las letras y aportar los arreglos de las melodías vocales. Justamente ahí está el handicap de World on Fire. Es más un disco de guitarras que un disco de canciones. Cuando lo escuchas varias veces te quedas con el feel del sonido característico de Slash -el cerebro creativo dominante- pero no con las composiciones como entidades musicales. Tal es el caso, por ejemplo, del primer single (World on Fire) que me trae a la mente el tema You are a Lie -primer surco de Apocalyptic Love-, no tanto por su parecido sonoro sino más bien por ser ambas canciones sin mayor brillo u originalidad.

No obstante, el disco tiene buenos momentos y la impresionante voz de 4 octavas de Myles Kennedy hace blend con el hacha de las seis cuerdas en Too Far Gone -pintaba mejor para primer single-, Bent to Fly, Iris of the Storm y Battleground. El disco suma 17 canciones en total y esta extensión también repercute en el resultado a veces dispar entre los surcos. Si eres un amante de las guitarras -ya sea que tengas 12 o 55 años- sal corriendo en busca de este disco; si eres un melómano empedernido en busca de canciones de rock memorables mejor busca en otro lado.

Paco

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s