Nunca Morirás

MONKEYS

Durante la premiación de los Brit Awards 2014, Arctic Monkeys hicieron una cerrada defensa del rock.

¿Está muerto el rock n’ roll? Si no lo está pues se encuentra hibernando en algún lugar del planeta. Hoy en día hay más bandas que nunca antes y, sin embargo, la posibilidad de que alguna de ellas ingrese con éxito al vientre de la industria discográfica es casi inexistente. En pleno apogeo de facebook, soundcloud, myspace y youtube, el rock ha perdido una enorme porción de popularidad entre el gran público y las dos industrias más poderosas del orbe nos lo han restregado en el rostro durante los últimos días.

Desde la versión televisada de los premios Grammy 2014 se esforzaron al máximo por tratar de convencernos de que allá todavía “adoran” al rock (un LL Cool J al terno lo mencionó textualmente al despedir la transmisión), pero lo cierto es que el género no se llevó ni un solo premio importante en toda la noche y apenas tuvo a los Imagine Dragons, nominados por un single que enorgullecería a Katy Perry, como los solitarios embajadores de la nueva hornada rockera. Lo único que alcanzamos a ver por la caja boba fue como la dupla Macca-Grohl (Cut Me Some Slack) le ganó la pulseada a Jagger-Richards (Doom and Gloom), Black Sabbath (God Is Dead?) y a los propios Dragons (Radioactive) en la categoría “Mejor Canción de Rock”.

La colaboración de Lindsey Buckingham (Fleetwood Mac) junto a Nine Inch Nails y Queens of the Stone Age fue espectacular pero la academia cometió la estupidez de cortar la transmisión en medio de la performance para poner en su lugar publicidad de una cadena de hoteles.

Por su lado, los Brit Awards tomaron la ruta inversa y elevaron a los Arctic Monkeys como los grandes ganadores de la gala. De esta manera, la banda indie de Sheffield acaparó las dos estatuillas principales: Mejor Grupo Británico y Album Británico del Año, esta última por su disco AM (2013). Irónicamente, aparte de ellos y del misterioso David Bowie (ganó en la categoría Artista Solista Masculino), no hubo más espacio para otros rockeros. Al acercarse a recibir el último premio de la noche, el líder de los Monkeys, Alex Turner, se zurró las gracias y en su lugar elaboró una observación en plan “rant” sobre la realidad del género que nos heredó Little Richard hace casi 60 años:

Ése rock n’ roll, no?  Ése rock n roll simplemente se niega a desaparecer. Cada cierto tiempo entra en estado de hibernación y termina hundido en el pantano, pero siempre está ahí, esperando su oportunidad a la vuelta de la esquina para abrirse paso en medio del lodo y destruir todo a su paso. Ése rock n roll. A veces parece que va a desaparecer, pero la verdad es que nunca morirá y no hay nada que puedas hacer al respecto.”

Amén.

El discurso de cierre de la noche.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s